Noticias sobre el mundo de la cerveza artesana

Despedimos el oktoberfest con un sorteo

Se acaba el verano, se acaba el oktoberfest, y nosotros queremos celebrar la llegada del otoño.  ¿A quién no le gusta pasar más tiempo en casa, compartiendo unas cervezas artesanas con los amigos? Te queremos ayudar a tener lista la nevera.

Para ello hemos preparado un sorteo de dos packs compuestos por un surtido de cervezas artesanas nacionales des de una weizen hasta una stout, hemos seleccionado 6 de las que consideramos las cervezas nacionales más representativas de los estilos básicos:

 

  • Sevebrau Weizen: una Weize tipo Heffeweizen, de  5,8º alc.  elaborada en Villanueva de la serena, Badajoz,  con malta de centeno y trigo, que le confiere un aspecto turbio y un ligero sabor a vainilla.
  • Milana Tostada: una Amber Ale, 5,8ºalc., elaborada en Montemayor de Pililla, Valladolid, con una malta tostada, lúpulo, notas de nueces y regaliz de palo.
  • Domus Aurea: una IPA toledana de  6º alc., una cerveza aromática, refrescante, que recuerda a sabores tropicales.
  • Zulogaarden Llupulofilia Sexualis: largo nombre para una American IPA, 7º alc y 56 IBU, elaborada en Molins de Rei, Barcelona.
  • Keltius Trasno: Golden Strong Ale estilo belga, de 8,5º, 33 IBU, nos llega de tierras gallegas. Ligeramente dulce y con retrogusto resinoso y sabor de levadura, con un toque a cilantro que la hace fresca y muy bebible.
  • Quer Pacific: una Stout nacida en las montañas del Berguedà  (Barcelona),   6º alc., de color negro intenso, brillante y con espuma de color tostado, densa y persistente. Aroma a maltas tostadas con toques de regaliz y café.

Se trata de nuestro pack básico, para aquellos que quieren iniciarse en la degustación de las cervezas artesanas.

¿Estás a punto?

pack iniciacion nacional post

 

Para participar:

  1. Hazte fan de Beer Delux en Facebook
  2. Completa el formulario, para que podamos contactar contigo en caso que tengas suerte.
Clica aquí, y mucha ¡suerte!

Cervezas Menduiña, cervezas gallegas contra viento y marea

Elaboran «cervexa galega artesá» y saben muy bien hacia donde van: calidad, producciones limitadas, elaboración eco sostenible y materias primas locales. En  Adegas Menduiña, pioneros en la elaboración de cervezas artesanas en  Galicia,  reivindican el origen y la calidad de su producto, a pesar que desde la Xunta de Galicia se les ha interpuesto un requerimiento, por fraude en el etiquetado, para que dejen de utilizar los términos “artesano” y “gallego”. Y es que, esta pequeña micro cervecera de Cangas do Morrazo (Pontevedra) además del lidiar con el muro de un consumidor muy tradicional, tiene que batallar también contra los persistentes rayos estelares de la cerveza industrial de Galicia.

Desde la Xunta no quieren reconocer que el principal elemento de elaboración de la cerveza, entre un 80 y 90%%, es el agua, y nosotros tenemos la suerte de poder utilizar el agua del municipio, una agua blanda excelente para la elaboración de cerveza”,  nos explica Berte Fernández, copropietario de Adegas Menduiña. La presión desde la Xunta es constante. “La inspectora  nos insiste en que hagamos como el resto de micro cervecerías, que ante la amenaza de una multa de 2000€ han dejado de etiquetar sus productos como “cerveza artesanal de Galicia”, añade Valeria Effitimoff, la otra mitad de esta micro cervecería, y añade “no nos vamos a rendir, elaboramos un producto como mínimo 75% gallego, y además de incorporar materias primas locales como miel, algas de la ría o madera de carvallo, hemos empezado a cultivar nuestro propio lúpulo”.

El tema está ahora en manos de su abogado, quien va a interponer un recurso. Continúan la lucha solos, sin el apoyo de los otros 11 productores gallegos, que en el caso de una sentencia favorable, se beneficiaran del fallo sin levantar un dedo. Si algo tienen en Adegas Menduiña es compromiso y respeto con la tierra.

Compromiso con la calidad y el medio ambiente

Adegas Menduiña son quizás la primera micro cervecera peninsular 80% eco sostenible. Construyeron la planta pensando en respetar al máximo el medio ambiente y a la vez conseguir la mejor calidad del producto. Las instalaciones están en parte bajo tierra, así se evitan tener una cámara de frío y pueden trabajar y mantener el producto en bajas temperaturas. Todas  sus variedades maduran en tanque a baja temperatura el triple de tiempo que cualquier otra artesana y seis veces más que cualquier marca industrial. Las lagers maduran entre 2 y 3 grados, mientras que las Ale lo hacen entre 5 y 6 grados. “Es la manera más tradicional de evitar el filtrado, así consigues una cerveza más estable y fina”, comenta Valeria.

Sus instalaciones tienen capacidad para elaborar 30.000 litros al año – el año pasado vendieron unos 10.000 litros de cerveza. Concentran la producción en los meses de invierno., para dedicarse a la promoción y comercialización el resto del año. Han mecanizado todo lo que han podido, para poder asumir ellos dos toda la producción. Además aprovechar las buenas temperaturas de la zona,  no han de tratar excesivamente el agua de la zona,  una agua blanda, que tras un filtrado del cloro y de impurezas, utilizan sin otro tratamiento, y consiguen dotar de personalidad gallega a sus productos.

La sala de fermentación está dotada de cinco unitanks de mil litros de capacidad cada uno, con temperatura independiente, para poder tener un control absoluto en las recetas.  Utilizan la energía producida por la biomasa y los paneles solares. Gracias a su sistema de recopilación de aguas pluviales, pueden reutilizarlas para el enfriamiento de los tanques, y los desechos de malta los derivan a productores agrícolas y ganaderos que los utilizan como abono y pienso para los animales. “Todo siempre, bajo un riguroso control de la Xunta”, puntualiza Valeria.

Acaban de iniciar un pequeño cultivo de lúpulo en los terrenos que tienen al lado del riachuelo, lúpulo fresco que van a incorporar en el futuro en alguna de sus recetas. Sera el primer lúpulo con denominación de origen gallego, lo reconozcan o no las autoridades.

Un proyecto que se inició en la Patagonia

Los orígenes de cervezas Menduiña son verdaderamente gallegos, no solo por su vinculación territorial, familiar o etimología onomástica – Menduiña es el apellido de la abuela paterna de Berte y corresponde a la aldea de su origen familiar-, sino porque nacieron de una historia de emigración. Berte  trabajaba en la industria pesquera y la empresa lo destinó a Patagonia. Allí conoció a Valeria, una argentina con apellido de orígen búlgaro, que acompañó a Berte en su viaje de vuelta. En el 2008 tomaron la alternativa y cambiaron el sector pesquero por el cervecil e iniciaron las obras de construcción de su planta. Berte hacía años que elaboraba cerveza en casa, se habia formado en el extranjero, y ya sabía qué recetas iban a funcionar bien. Las primeras cervezas se empezaron a comercializar en el 2011, “queríamos asegurar la calidad del producto”.

Berte y Valeria de Adegas Menduiña

Empezaron con la fabricación de cervezas básicas, “algo parecido a la cerveza industrial que consumen aquí”, explica Berte. Y así elaboraron un par de rubias, Barda  una Pale Ale y la Loira,  una Lager, un estilo nada habitual entre las micro cerveceras españolas,  un proceso más laborioso y más costoso. ”Al principio cuando la gente veía las botellas se reía, decían cerveza de Cangas, qué gracia” dice Valeria, “poco a poco hemos ido explicando que es esto de la cerveza artesana y adaptamos la producción a los gustos gallegos”. Al elaborar pequeñas producciones, el 90% de sus cervezas se venden en Galicia, y sólo un 10% llega al resto de la península, la mayoría a Barcelona, desde donde 2D2Dspuma hace la distribución a profesionales.

“Cuando elaboramos la Demo Neghro, nuestra Extra Stout, pensé que la gente no la iba a querer, pero para mi sorpresa, triunfó. Los gallegos son más de cervezas fuertes, por eso pensamos antes en elaborar una barley wine que una IPA”, nos comenta Valeria, “el gallego es un mercado más lento, en Madrid o Cataluña el público tiene un gusto algo más avanzado y piden experiencias diferentes”.  Por ello, el año pasado elaboraron junto a L’Anjub de Tarragona una IPA, amarga y seca, que se vendió muy bien en esas dos zonas.

Tras un boom en el 2012, actualmente en Galicia hay 11 productores de cerveza artesana en Galicia, la mayoría concentrados en la zona de Ourense, con tradición vitivinícola. Pero según Berte “todavía falta mucha cultura cervecera. Ya pasó con el vino, pero con el vino se tiene más miramiento, aquí a la cerveza no se la cuida”.

Las cervexas artesanas gallegas Menduiña

Cervezas Menduiña  producen 7 estilos diferentes, agrupados en dos gamas.

En la gama clásica encontramos:

  • Loira: una rye lager, 6% alc., 27 IBU,  elaborada con maltas pilsner, centeno, algas gallegas y levadura de baja fermentación. Color dorado brillante con una suntuosa capa de espuma blanca. Perfil maltoso, de cuerpo medio y redonda en boca. Sutil amargor de lúpulos nobles y final seco. Excelente para acompañar sushi, quesos suaves, encurtidos y carnes blancas.
  • Barda: una Pale Ale, 5% alc., 32 IBU, color cobre claro, burbuja pequeña y carbonatación moderada. Perfil aromático, paladar afrutado y largo final amargo, aportado por la carga extra de lúpulos seleccionados. Fácil de beber, equilibra ahumados, carnes marinadas, de caza o cordero, setas y verduras grilladas.
  • Duir: una Extra Special Bitter, 5`8 % alc. , 40 IBU Seductor color bermellón con corona de espuma blanca. Pleno sabor a maltas dulces balanceado inmediatamente después con lúpulos aromáticos. Final seco y tostado. Marida con pescado azul, patés, embutidos y quesos ahumados.
  • Corma: una stout, 4’7 %  alc., 37 IBU , color oscuro con destellos rubí e persistente espuma cremosa. Perfil torrefacto con notas de cacao y café. Sedosa en boca, cuerpo cremoso y final amargo. Ideal con queso azul, centolla, ostras o carne de res asada.

En la gama oscura, tienes:

  • Demo Neghro: una extra stout, 6’5% alc , 75 IBU, negra con reflejos caoba, coronada con una espuma beige de duración media.  En nariz predominan aromas a cacao amargo, café y miel. Intensa, sabor a malta tostada con un punto ahumado y licoroso. Destacada presencia de lúpulo que aporta un matiz yerbal. Amargor medio – alto, final largo y seco. Marida con chocolate amargo, frutos secos y postres.
  • Santa Compaña: una barley wine, 9’5 %  alc, 85 IBU, cerveza elaborada con siete tipos de maltas, tres lúpulos y miel. Madurada con madera de roble. En nariz predominan aromas dulces, miel, maltas torrefactas y madera. La entrada en boca es afrutada, en paladar robusta, licorosa, de baja carbonatación, con un final largo y persistente. Marida con quesos, frutos del bosque, postres y carnes rojas.
  • María Soliña: una smoked brown lager, 7%alc., 25 IBU, inspirada en las cervezas tradicionales bávaras. Con cebada, trigo, centeno y avena. Contraste del dulzor de las maltas y el ahumado, final seco y ahumado. Acompaña muy bien platos a la brasa, especialmente con aliños ácidos como mostaza. Ideal con quesos y embutidos ahumados.

Además de incorporar ingredientes locales, los nombres y las etiquetas de las Menduiña quieren recoger también toda la tradición gallega. De ahí la utilización de nombres en galaico-portugués como Demo Neghro;  María Soliña, cuyo nombre hace homenaje a una mujer gallega quemada hace 400 años por la Inquisición bajo la acusación de bruja, o Santa Compaña , figura mitológica gallega, que hace referencia a la comitiva de almas en pena que vagan durante la noche .

Si todavía no te hemos convencido para que pruebas alguna de las cervezas Menduiña, quizás lo hagas tras ver como cuidan su elaboración:

 

Las primeras cervezas lámbicas made in Barcelona

BIIR Barcelona Craft Beer sorprendió el año pasado con la medalla de oro fuera de estilo en el Brussels Beeer Challenge 2013 y la nominación a Best Brewer in Spain por Ratebeer. La micro cervecera catalana quiere volver a diferenciarse y acaba de presentar dos cervezas lámbicas, una Oude Geuze tradicional y una lámbica macerada con cerezas y frambuesas, unos estilos poco habituales en las micro cerveceras peninsulares. Hasta ahora sólo Agullons se había atrevido a elaborar una cerveza de elaboración mixta, la Setembre, con Pura Pale y Lámbic.

Ambas cervezas lámbicas son obra de Gunther Bensch, maestro cervecero de Brouwerij Montaigu (Bélgica), con una larga experiencia en la elaboración de las lambicas, las cervezas artesanas de fermentación espontánea que en Bélgica sólo se elaboran en el Valle de Zenne.

BIIR Oude Gueuze 4B – Lambic Series 2014La BIIR Oude Gueuze 4B – Lambic Series 2014 es una cerveza elaborada a partir de 3 lámbicas de diferentes marcas, “tiene ese olor a caballo, a rancho, que ha de tener una lámbica” explica Gunther Bensch con una sonrisa pícara de satisfacción a los asistentes a la presentación en Flor de Llúpol en Barcelona, “es una cerveza que podéis dejar envejecer tranquilamente 5 años”. Se han elaborado 2800 botellas de 75cl, que se distribuyen entre Bélgica y Catalunya, y la intención es elaborarla cada año.

sweet and sour cerveza lambica biirLa BIIR Sweet-sour – Red Series 2014 es una cerveza que combina lo dulce de la fruta con el amargor de las lámbicas. Pero de hecho es pura casualidad, Gunther Bensch explica que su intención no era crear una sweet and sour, “tenia ganas de hacer una cerveza con fruta, algo como la Vicardin Tripel Geuze, pero a la vez diferente”, una de las lambicas belgas más innovadoras y que creó Bensch. Y así combinó 2 lámbicas, con 450 gramos de fruta por litro, un 70% cerezas y un 30% frambuesas, y la cerveza evolucionó hacia una sweet and sour. Y cuando se siguen las instrucciones de Gunther (“smell it with your eyes”) tras el dulce olor a fruta y la acidez de la lámbica,  se aprecia el roble del barril de vino.

Otro estilo de producción

La particularidad de BIIR es que, a diferencia de la mayoría de micro cerveceras peninsulares, no tienen unas instalaciones propias. “Nuestros esfuerzos se concentran en la obtención de la mejor materia prima, y la utilización de unas instalaciones que se adecuen a las necesidades de cada momento”, explica Pere Mora, uno de los 3 socios de BIIR, “mientras otras marcas han de elaborar diferentes estilos para poder amortizar la maquinaria, nosotros podemos dedicarnos al 100% a cada producción”. Ello les permite, por ejemplo, asegurarse la calidad del lúpulo mediante la firma de un contrato con el proveedor.

En este sistema de producción es básica la presencia de Gunther Bensch, con una larga experiencia en el sector. De hecho, acaban de elaborar en Singapur con los cerveceros Breweks una abadía con lúpulos europeos, americanos y australianos, la Hoppy Monk, que prevén poderla distribuir en Europa en diciembre.

La primera White IPA

Aunque se definen como la Barcelona Craft Beer, su aspiración es universal. No quieren elaborar un producto local, “tomamos la ciudad de Barcelona, por proximidad – los socios son del Maresme -, quisimos elaborar una cerveza que transmitiese el concepto cosmopolita que caracteriza la ciudad”. Se preguntaron cómo podía ser una cerveza de Barcelona si en Catalunya ni hay tradición cervecera ni materia prima para elaborarla y con Bensch empezaron a trabajar el concepto.

cerveza Biir white IPA barcelona craft beer

Querían una cerveza fresca, como el Mediterráneo, pero a la vez cosmopolita. Y así nació la BIIR White IPA,  que ha acabado creando estilo. De hecho, tras ganar la medalla de oro en la categoría sin estilo en el Brussels Beeer Challenge 2013, la competición ya ha creado una categoría White IPA, y algunas micro cerveceras la han empezado a elaborar. Se trata de una innovación sobre una witbier a la que se añaden lúpulos australianos, una mezcla en la que converge la mejor tradición europea con la innovación internacional.

El éxito de la White IPA sorprendió al propio Gunther. La cerveza se empezó a distribuir en octubre del 2013 y en diciembre ya habían roto stock. “Guther me llamó des de Bélgica, para decirme que no había visto nunca nada parecido. El viernes de la primera semana que se sirvió en un pub, se acabaron los 3 barriles, una de cada tres cervezas que se vendian eran la White IPA de BIIR”, explica Pere Mora. prevista, y  pasar de una producción planificada de 500 botellas a las 2000 botellas mínimas que se elaboraban en las instalaciones belgas.

El éxito disipó los temores iniciales, cuando tuvieron que producir la White IPA en una fábrica belga, tras no encontrar unas instalaciones adecuadas disponibles. “Durante 6 meses estuvimos buscando fabrica y finalmente Gunther nos propuso de elaborarla en Bélgica”, dice Mora. Ello supuso incrementar la inversión

Prueba las cervezas BIIR:

comprar biir white ipa comprar cerveza biir sweet sour  
comprar cerveza BIIR oude geuze 4b lambic

Collesi: la calidad y elegancia de la birra italiana

Las cervezas Imper Ale Collesi rompen con todos los estereotipos de la “birra”. No es su intención, lo llevan en el ADN. Des del el 1870, el apellido Collesi está ligado la explotación agraria en Appeccio, una preciosa villa medieval de la Marche, situada entre la Toscana, Umbria y Romagnase. En el siglo XXI, la tercera generación, liderada por Giuseppe Collesi se aventuró con mucha fortuna a elaborar grappa y posteriormente “la vera birra artgianale Italiana”, la verdadera cerveza artesanal italiana. En 5 años se han convertido en una de las marcas de referencia en el mercado italiano – donde se producen más de 1600 cervezas artesanas diferentes-, gozan de prestigio en el norteamericano y el japonés, han convencido a belgas y franceses, y se han lanzado a conquistar Australia. Su próximo reto en el mundo de la cerveza: la distribución del E-Motion,

E-motion, la barra móvil.

El bar móvil  E-Motion de Collesi

El bar móvil E-Motion de Collesi

Giuseppe Collesi quiere llevar la cerveza artesana de calidad  a la calle, de hecho en la provincia de Appeccio ya lo han puesto en práctica. Un E-Motion, un bar-remolque con 3 tiradores de cerveza va de pueblo en pueblo, sirviendo tres tipos de cerveza Collesi. Quieren exportar la idea a España, “un país con el clima y la cultura ideal para nuestra propuesta”, explica Giuseppe. Su idea es encontrar franquiciados que quieran instalar el E-Motion en el espacio público (centros comerciales, hoteles, ferias). Sin duda una idea muy innovadora que va a tener que hacerse un hueco en un mercado dominado por las grandes empresas industriales. En calidad y elegancia, tiene la batalla ganada.

Una historia escrita con la G de Grappa y de Giuseppe

Giuseppe Colesi en la cata de la Imperial Ale Colesi Nera

Giuseppe Colesi en la cata de la Imperial Ale Colesi Nera

Ni la tradición familiar ni el apellido, vinculados a la explotación agraria y una destilería de grappa, fueron un obstáculo para que Giuseppe Collesi se aventurara con la cerveza. De hecho, fue gracias a una presentación de la Grappa italiana ante 40 embajadores en Roma y la intermediación del embajador belga – impresionado por la Grappa Collesi-, que Giuseppe conoció a  Mark Knops, uno de los mejores maestros cerveceros y responsable de otras 8 cerveceras, entre ellas, la trapense Achel. Des de entonces, Mark Knops supervisa todo el proceso, desde el malteado del cereal hasta el embotellado de las Imper Ale Collesi.

Giuseppe descubrió que tenían todos los elementos para elaborar una cerveza de calidad: cultivan sus propios  cereales y lúpulo, y las aguas aguas calcáreas del Monte Nerone, cuyas características la hacen de las mejores aguas de Europa para la producción de cerveza. Maltean el cereal en sus propias instalaciones y así elaboran hasta 8 estilos de “la vera birra artiganale italiana”.

Des de el 2007, Giuseppe Collesi y Roberto Bini lideran la Fabbricca della Birra Tenute Collesi con un equipo de 9 personas y  elaboran 10.000 hectolitros al año, embotellados en 50cl y 75cl, y excepcionalmente en 33cl para el mercado español.

Además de su propio cereal, han cosechado también una larga lista de premios, el último la medalla de oro del World Beer Campionship 2014 en Chicago para su Rossa, la misma cerveza que en el 2012 ganó  la medalla de bronce en el New York International Beer Competition. De hecho, ese año Imper Ale Collesi fue elegida la mejor cervecería internacional. , Imper Ale Collesi fue elegida la mejor cervecería internacional.

Calidad y experta distribución

Consolidada la marca en Italia, se aventuraron hacia el mercado norte americano. El prestigio de los premios y la colaboración de Odette Fada, conocida chef del restaurante San Domenico de Nueva York, considerado uno de los mejores restaurantes italianos en EEUU, ayudaron a la introducción de las cervezas Collesi en el gran mercado yanqui.

En su segundo año en Japón, han incrementado las ventas un 30% y ya venden 80.000 botellas básicamente en las áreas de Kobe y Osaka. Y al poco tiempo de haber aterrizado en Australia, han conquistado a los grandes consumidores oceánicos con su Bionda.

Las cervezas Collesi*

 

cerveza collesi

Collesi Chiara: cerveza de trigo, con 6º alc, elaborada con una gran proporción de trigo, como las populares Witbier belgas o Weissbier alemanas, aunque su complejidad organoléptica la aleja mucho de esos estilos clásicos. Con aromas intensos a cereal con notas cítricas y avainilladas, es un excelente aperitivo. Acompaña perfectamente entrantes avinagrados, ensaladas tropicales y de pasta, queso fresco, y carnes y pescados blancos

Collesi Ambrata: con 7,6º alc., Ambrata es una Amber Ale estilo belga, de un bonito color ámbar oscuro, turbio y brillante, y espuma blanca y compacta. Collesi Ambrata es una cerveza excepcionalmente fragante, con aroma limpio e intenso a flores y frutas de hueso maduras: albaricoque, melocotón… El lúpulo aparece para compensar el dulzor de la malta y se mantiene hasta el final. Largo recorrido cálido que deja en el paladar notas de cereal tostado, caramelo y fruta de verano, con un leve amargor. Acompañamiento ideal de carnes guisadas con frutas, sobre todo cítricos

Collesi Rossa: 8º alc, una Red Ale, con un aroma picante y un ligero sabor a caramelo y nueces, perfecta para tomar en los postres.

Collesi Nera: Cerveza de color granate oscuro, con una exuberante espuma beige esponjosa, de 8º alc. Sabor intenso a malta en forma de melaza y notas alicoradas. Cuerpo bien estructurado pero sorprendentemente ligero. Ideal para acompañar carnes estofadas con muchas especias y salsas dulces, o para acabar una buena comida en sustitución de un coñac o licor.

¿Quieres probar alguna de las cervezas Collesi? Te las enviamos a tu casa en 24 horas: compralas online aquí.

*Ficha de cata elaborada por Susana Giner, de 2D2dspuma.

Cerveza artesana con V de Vier

En Valladolid cerveza en alemán se escribe con uve, Vier. Así lo decidieron los tres socios de Vier Cerveza Artesana, una marca que en abril cumplió un año. Tras 18 meses, han elaborado 7 recetas de cervezas artesanas, están trabajando en la próxima Vier 31, cerveza de invierno con cilantro y cardamomo y guardan en secreto una nueva receta: “algo que nadie ha hecho”. José Luís De Mena, maestro cervecero, no explica nada más. Sus planes de futuro pasan por exportar a Estados Unidos e Inglaterra.

“Empezamos elaborando cervezas de trigo para entrar de forma segura en el mercado”, nos dice José Luis. La Vier IPA fue también una decisión más comercial que del corazón. En su primer aniversario se liberaron del condicionante comercial y se atrevieron a elaborar un estilo que pocas micro cerveceras españolas elaboran: la Red IPA. El resultado fue Vierfest Red IPA, un mosto que nada tiene que envidiar a otras  Red IPAs que importamos.

Con la Vier Fest Red IPA celebraron su primer aniversario

Con la Vier Fest Red IPA celebraron su primer aniversario

 

Con su Weizenbock, la Queens Vier, también se habían atrevido a innovar. “Decidimos añadir levadura líquida para mejorar la receta, y conseguimos una cerveza más intensa al final, con un suave gusto a plátano”, precisa José Luís. Consiguieron también el premio a la Mejor Cerveza 2014 en la Feria de la Cerveza Artesana de Castilla y León.

Es un segundo premio que al que se suma el obtenido  por su imperial stout Negrón, en la Feria Internacional de la Cerveza Artesana Artecaña 2014 que se celebró en Valladolid en mayo. El jurado destacó «el equilibrio de esta cerveza, muy bien equilibrada, integrando todos los sabores y aromas».

Las cervezas Vier

Vier Trigo: Hefe Weizen, 5,8% de alcohol. Una cerveza de trigo de alta fermentación, estilo alemán. Elaborada con malta de trigo, varias maltas de cebada y lúpulo noble procedente de Alemania.

Queen-vier: una Weizenbock, 7,9% alc., elaborada con levadura fresca.

Vier IPA: Indian Pale Ale de estilo americano, 6% alc., elaborada con maltas de cebada, 5 tipos de lúpulos procedentes de USA, Inglaterra y Nueva Zelanda.

Vierfest Red IPA:  Red IPA, 5,5% al., elaborada con 9 tipos de maltas, muchas de ellas caramelizadas, varios tipos de lúpulo.

Vier 31: Winter Warmer, 8,5% alc,, cerveza de alta fermentación, especial para invierno por su alta graduación y sus toques especiados.

Negrón: Imperial  Stout, 8% alc., cerveza muy opaca, con aromas torrefactos, elaborada con café y chocolate, literalmente.

La breve pero intensa historia de Vier

 

cervezas artesanas valladolid vier

Tres jóvenes de Valladolid, José Luis de Mena, Javier Fernández y Ángel Plaza, decidieron en el 2012 diseñar, desarrollar y construir su propia micro cervecería. Situada en las a fueras de la ciudad, produce 2000 litros al mes, y  es una de las 7 cerveceras que hay en Valladolid. Su maestro cervecero es José Luis de Mena, ingeniero afincado laboralmente en Barcelona, quien tras trastear durante años en casa elaborando cerveza, acabó de aprender el oficio durante una estancia en Baviera.

Lo cierto es que en sus breves 18 meses de vida, Vier sorprende por la gran calidad que han alcanzado. Ganas y entusiasmo no les faltan. Quizás el paso al exterior les acabe de dar el prestigio que necesitan.

Agradecemos a 2D2dspuma la oportunidad de poder participar en la degustación de las cervezas Vier.

Las cervezas de Fort hacen las Américas

Más cantidad y más calidad. Parte del excedente de la producción ha viajado este mes de julio hacia California y Nueva York. Son la Fort Barcelona IPA y la Fort Oatmeal Porter que se van a “hacer las Américas” con un vestido hecho a medida: han tenido que traducir las etiquetas al inglés. Ideadas en pleno barrio de la Barceloneta, en el conocido bar “El vaso de oro”, las Fort reivindican su carácter local y la palabra “Barcelona” está presente en casi todas sus etiquetas.

Hace más de 50 años que el apellido Fort está ligado al mundo de la cerveza. Gabriel Fort Segovia, segunda generación de restauradores regenta el local que su padre adquirió en la calle Balboa. El Vaso de Oro era entonces un bar donde solo se servían cafés y barreja, y la familia Fort lo reinventó y creó un nuevo concepto de bar: sin mesas, abierto a la calle, con tapas y cerveza bien tirada. Y de importar y servir cervezas, hace cuatro años Gabriel Fort decidió pasar a la acción y elaborar su propia cerveza. Le acompañan en el proyecto Edu y Fede, dos socios con una larga tradición de “home brewers”.

Las nuevas etiquetas en ingles para la Fort Oatmeal Porter y la Fort IPA

Las nuevas etiquetas en ingles para la Fort Oatmeal Porter y la Fort IPA

Empezaron elaborando cervezas en la primera micro cervecería española, la Glops, en l’Hospitalet del Llobregat y en el 2012 se decidieron a montar su propia micro cervecería, justo al lado. Dos años después, ya han ampliado las instalaciones con 4 fermentadores de isobáricos de 900 litros. Ello les ha permitido pasar de elaborar 87.000 litros el año pasado a cerrar este 2014 con una previsión de 140.000 litros de cerveza artesana. Pocas “breweries” españolas  pueden decir que fabrican ters veces a la semana.

Las cervezas Fort

No hay nada mejor que catar una tras otra las cervezas de una brewerie para poder apreciar la evolución del producto y su carácter identificativo. Pudimos catar 5 de las 7 cervezas en la degustación que organizaron en 2D2dspuma guiada por Edu Martínez, de Cervezas Fort, una experiencia más que recomendable.

Barcelona Common Beer, la primera cerveza que elaboraron pensando en los clientes habituales del bar,  una lager híbrida de fabricación norte americana. “No les podíamos ofrecer una IPA, el amargor los hubiese asustado y hubiese sido muy difícil volverlos a convencer para probar algo distinto”, explica Edu. Por eso optaron por una base de malta pale, y la concibieron como una caña. Algo suave, diferente pero no excesivamente extraño a un paladar acostumbrado a “otra cosa”. Cuando la Barcelona Common Beer madura, el  lúpulo queda por debajo de la malta y si se consigue mantener la cadena del frío, se percibe como una auténtica lager. El principal riesgo de esta cerveza es que al ser tan suave, es muy inestable y no aguanta por debajo de los 18 grados.

cerveza Fort Local Beer y movilLa Fort Local Beer Weisenbier mit Blaubeeren, una cerveza de trigo elaborada con arándanos para potenciar la acidez y conseguir un sabor más refrescante. Curiosa cerveza, compleja y de trago fácil.

Fort American Pale Ale, una auténtica pale ale. Utilizan 3 lúpulos diferentes: el Norther Brewer para dar amargor y el Cascade – que introducen tras 20 minutos de cocción- y finalmente el Citra Dry Hopping, para aromatizar. Es una cerveza muy poco amarga,  de consumo estival que en invierno tiene su substituta en la Fort Amber Ale.

Fort IPA, una Indian Pale Ale en toda regla.

Fort Oatmeal Porter, de estilo inglés pero elaborada con lúpulos norteamericanos, que le aportan un aroma a hierbas, pero también a un suave sabor a malta torrefacta

¿Quieres probar las cervezas Fort? Te las enviamos gratis a tu casa, encuentralas aquí.

La cerveza no sólo rehidrata, también es anti-agujetas

Desde la publicación del estudio “La idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas” del Dr. Manuel Castillo, los corredores tenemos menos “reparos” o “mala conciencia” al bebernos una buena cerveza al final del entrenamiento. Esas “calorías” nos saben a gloria pensando que contribuyen no sólo a la rehidratación, sino que también nos ayudan a prevenir las agujetas, según han descubierto otros investigadores de la Universidad de Barcelona. Leer más

Beer runners: cómo combinar cerveza y deporte

Tener una pasión es algo maravilloso. Poder combinar dos pasiones es ser un gran afortunado. Así se sienten los Beer runners, los apasionados de la cerveza y el running, que acaban los entrenamientos en un bar donde se rehidratan mediante una cerveza.

El origen de los Beer Runners

Esta fantástica combinación nació en Filadelfia (EEUU) de una conversación entre Eric Fiedler y David April mientras ambos corrían en el barrio de Fishtown en Filadephia, Eric le habló a David del estudio del Profesor Manuel J. Castillo-Garzón del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Granada en el que revelaba que la cerveza puede contribuir a la recuperación de la hidratación del deportista, de la misma manera que lo hace el agua, en un consumo moderado de 660ml. Leer más