master cerveza artesana

Máster universitario oficial dedicado a la cerveza

Por primera vez en España, una universidad impartirá clases sobre la fabricación de la cerveza. Tras dos años de tramitación, el Ministerio de Educación ha dado la verificación para que la Facultad de Enología de la Universidad Rovira i Virgili (URV) en Tarragona imparta el Máster en Bebidas Fermentadas. La URV impulsó el máster ante la demanda insistente de los productores de cerveza artesana, y ante el auge en la creación de micro cervecerías en Catalunya, la universidad vio un potencial.

El Máster se inicia este otoño y se dividirá en un conjunto de materias comunes y tres especializaciones: enología – disciplina ya consolidada -,  vinos espumosos y cerveza. Podemos decir, entonces que la cerveza ha pasado finalmente del bar de la facultad a sus aulas.

El itinerario de la Cerveza pretende formar profesionales procedentes de diferentes ámbitos (biotecnólogos, enólogos, ingenieros, etc.) en el proceso de elaboración de los diferentes tipos de cervezas, tanto industriales como artesanales. Para el desarrollo de esta especialidad se cuenta con la colaboración y el apoyo del Centre di Eccellenza per la Ricerca sulla Birra – CERB, de Perugia, Italia, así como de diferentes cervecerías españolas, tanto de gran tamaño como micro cervecerías, en donde los estudiantes tendrán la posibilidad de realizar prácticas externas y visitas técnicas. El decano de la Facultad de Enología, Joan Miquel Canals explica que «actualmente, existe un vacío en la oferta formativa tanto sobre vinos espumosos como de cerveza y la demanda en ambos campos es cada vez mayor».

El Máster ofrece 30 plazas con un precio de unos 3000 euros, con la posibilidad de acceder a una de las becas COVIDES. Sera de un año a tiempo completo o dos años a tiempo parcial. A fecha de hoy, ya hay matriculados 17 alumnos, y más de la mitad son extranjeros. El periodo de matricula se concluye el próximo 15 de setiembre.

Los alumnos «realizarán materias comunes de octubre a diciembre y se especializarán a partir de enero», explica Gemma Beltran,  la coordinadora del postgrado. Hasta Semana Santa se entraría en la especialización deseada (una de las tres opciones) y después «vendrían las prácticas en empresas», concluye Canals. Las materias relacionadas con la especialización de cervezas las impartirán profesores de la misma Facultad, pues hay procesos y características de la cerveza que son similares con el vino. Contaran con el apoyo de los profesionales del CERB así como de técnicos expertos nacionales.

El decano de la Facultat d'Enologia de la Rovira i Virgili, Joan Miquel Canals, y la coordinadora del máster, Gemma Beltran, en una de las salas de catas con un cava y una cerveza artesanal. Foto: Diari de Tarragona

El decano de la Facultat d’Enologia de la Rovira i Virgili, Joan Miquel Canals, y la coordinadora del máster, Gemma Beltran, en una de las salas de catas con un cava y una cerveza artesanal. Foto: Diari de Tarragona

 El reto de la cerveza artesana: la profesionalización

«El principal problema de la cerveza es que sus productores carecen de una formación básica. No sólo es conocer el proceso y ejecutarlo mecánicamente, sino entender el porqué de cada paso y cuál es su sentido», explica Beltran. «Muchos de los productores se han formado con cursillos impartidos por las empresas que venden equipos de elaboración, libros o seminarios privados», explica el decano.

Lo cierto es que muchos están viendo la falta de formación como una oportunidad para ofrecer cursos de elaboración de la cerveza. Este septiembre se formalizará la creación del Instituto de Cerveza Artesana, que ya realizó su primer curso de análisis sensorial de la cerveza  mediante el Siebel Institute y que tuvo una excelente asistencia, tanto de maestros cerveceros como de baristas y aficionados a la cerveza artesana.

La falta de formación provoca a menudo que los errores en la producción de cerveza artesana se entiendan como un sabor diferente, una innovación, o que incluso la botella estalle a los tres meses en la estantería del bar o la tienda de cerveza artesana. “Falta mucha formación”, explica Susana Giner, de la micro distribuidora 2d2dspuma, “hacer buena cerveza no es fácil. Hay que conseguir una producción estable, con las mismas características”.

Cuando en el proceso de elaboración ocurre un fallo, un experto en sensorial lo detectará de inmediato. Y ese es el objetivo del nuevo Máster en Bebidas Fermentadas. La oxidación es uno de los defectos más comunes entre las cervezas artesanales.

La diferencia principal entre éstas y las cervezas industriales está en la pasteurización, el proceso térmico utilizado para evitar el crecimiento de bacterias y por tanto garantizar mejor su conservación. Este paso se da en la producción industrial. Por el contrario, la cerveza artesanal tiene otros marcadores diferenciadores. Gana en la parte sensorial: cuerpo, sabor, aromas… si está bien hecha. «Si bebes una cerveza artesanal mala, dejarás de consumirlas considerando que el error de ese fabricante es extensivo a toda la gama», explica Beltran.

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>