cerveza Sierra Nevada Grossman millonario

Las cervezas Sierra Nevada, otro brewer millonario

En los últimos 34 años, Ken Grossman ha pasado de guardar sus cervezas en la nevera de su abuela a vender 1 millón de barriles, lo que es equivalente a 331 millones de botellas. Unas cifras que lo han convertido a él en millonario – según el Índice de Bloomberg- y a Sierra Nevada, su empresa, en la segunda mayor cervecería artesanal de Estados Unidos. Sus Sierra Nevada Pale Ale o Torpedo han conquistado Europa y Asia.

A pesar del éxito, Grossman, a sus 60 años, continúa trabajando detrás de los grifos. Vestido con una gorra de camionero, en tejanos y sandalias, servía las Sierra Nevada Hoptimum y Harvest entre los más de tres mil asistentes al Beer Camp que organizó en Portland. Él era la atracción estrella, se ha convertido en un auténtico ídolo del sector, una industria con 2800 fabricas de cerveza en Estados Unidos, que producen el 14% de los 100 billones de dólares que se beben en cerveza cada año en el país. Cuando Grossman empezó a vender sus Sierra Nevada, apenas habían 40 breweries en un continente dominado por Budweiser, Coors y Miller.

Millonarios de la cerveza artesana

Grossman es el tercer multimillonario de la cerveza artesana que ha surgido recientemente en Estados Unidos. Le precede Jim Koch, fundador de Sam Adams de la Boston Beer Co. con un patrimonio neto de 1,3 mil millones de dólares, y Dick Yuengling, el dueño de Pottsville, DG de Pennsylvania Yuengling & Son, quien con una fortuna de 2,6 mil millones de dólares, cosechada a base de agua, malta, lúpulo y levadura, huye de la etiqueta “artesana”.

El libro “Más allá del Pale: La historia de Sierra Nevada Brewing Co. ” recoge la historia de este emprendedor que en el verano de 1969, recién acabados sus estudios de secundaria, se inició en el home brewing. Por aquel entonces era una actividad ilegal y Grossman todavía no tenía 21 años – la edad legal para el consumo de alcohol-. Se fue con unos amigos en una furgoneta Volkswagen para subir las montañas de Sierra Nevada, y en ese viaje conoció Chico, la pequeña población cercana a Sacramento, sede actual de su cervecera.

Años más tarde, vendería su negocio de reparación de bicicletas por 3000 dólares para crear, junto con su esposa Katie – que por cierto, no bebe alcohol- y Paul Camusi, Sierra Nevada Brewery. Las primeras Sierra Nevada Pale Ale se empezaron a vender en el 1989 y el estilo pale ale empezaría a crear tendencia.

Explica su éxito en la utilización de materias primas locales. “Los consumidores valoran los productos locales que se elaboran con materias primas locales. Quieren beber “su cerveza” y buscan una conexión personal con la marca”, explica Grossman en una entrevista para Bloomberg.

Los Beer Camps y la relación entre las grandes

sierra nevada beer camp

Para fomentar este vínculo, Sierra Nevada organiza el circuito Beer Camp Across America, una serie de siete festivales en pequeñas localidades a las que se invita a participar a las micro cervecerías locales. “No tendríamos éxito sin el éxito de nuestros colegas”, afirma Grossman. “Es una buena manera de acerarse al público de las pequeñas marcas. Las micro cerveceras locales atraen a sus fans y allí están las grandes”, explica  Tony Magee, fundador y dueño mayoritario de Lagunitas Brewing Co., una de Petaluma, California, cerveza artesanal, que participa cada año en el Beer Camp.

Aunque son competidores, Sierra Nevada y Lagunitas siempre han colaborado, no sin algún desencuentro, como el que se produjo esta semana. Lagunita acusó a Sierra Nevada de copiarle el diseño de las letras IPA en la etiqueta de Sierra Nevada IPA Hop Hunters. Una acusación que hizo hervir las redes sociales y finalmente Magee retiró la demanda y dio sus razones en su web y vía Twitter.

La rivalidad entre micro cervecerías es una nimiedad comparada con la lucha que se libra en la arena de las grandes cerveceras industriales. El consumo de cerveza en Estados unidos a penas ha crecido un 1% en los últimos años según datos de Bloomberg. En este escenario, el consumo de cerveza artesana creció un 17% en el 2013, según la Brewers Association, La reacción de los principales fabricantes de cerveza ha sido la compra de pequeñas micro cervecerías.

Pero Grossman no tiembla ante tal concentración empresarial. “A pesar de que somos una gran pequeña fábrica de cerveza, todavía tenemos recorrido. No hemos comprometido nuestro producto y el crecimiento nos permite mejorar a medida que avanzamos”, dice. Cree que el mercado todavía puede absorber 3000 micro cerveceras artesanales y prevé que mantendrán un tamaño pequeño, su carácter evangelizador y una distribución local.

Mientras tanto, Sierra Nevada ya tiene su segunda fábrica en Carolina del Norte, en la costa este de Estados Unidos. Grossman era reacio, pero la expansión se hizo necesaria para poder mantener la calidad de la cerveza y una elaboración eco sostenible.

Aquí te dejamos el video corporativo que explica su historia. ¿Dan ganas de ir a Chico, Sacramento, ¿verdad?

Déjanos tu comentario

Loading Facebook Comments ...
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>